A propósito de la condena a 30 años a Marlon Martínez y 5 a su madre Marlyn por la muerte de la adolescente embarazda Emely Peguero

A propósito de la condena a 30 años a Marlon Martínez y 5 a su madre Marlyn por la muerte de la adolescente embarazda Emely Peguero

A propósito de la sentencia que condena a 30 años de prisión a Marlon Martínez y a 5 a su madre Marlyn emitida por el Segundo Tribunal Colegiado de la provincia Duarte el pasado 7 de este mes de noviembre por el asesinato de la adolescente Emely Peguero, embarazada, hay una reflexión que se atribuye al ex juez Juan Miguel Castillo Pantaleón, doctor en Derechos Fundamentales de la Democracia Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid, Cum Laude, que hemos decidido compartir con los lectores de cristal y colores… A continuación el texto de su reflexión…

 

Las preguntas que como abogado me hago sobre la sentencia de SFM:

¿Es contradictoria la sentencia de Marlon con respecto a la dada en relación con Marlyn Martínez?

Al leer el art. 304 del Código Penal se advierte un despropósito. Veamos:

“Art. 304.- (Modificado Ley No. 896 del 25-4-1935 G. O. 4789; Ley 224-84 y Ley 46-99). El homicidio se castigará con la pena de treinta años de Reclusión Mayor, cuando su comisión preceda, acompañe, o siga otro crimen. Igual pena se impondrá cuando haya tenido por objeto preparar, facilitar o ejecutar un delito, o favorecer la fuga de los autores o cómplices de ese delito, o asegurar su impunidad”.

Ese texto claramente castiga con 30 años dos situaciones en las cuales Marlon es culpable:

1- El homicidio precedido, acompañado y seguido de otro crimen (aborto y tortura); y

2- Cuando, luego de matarla, Marlon hizo ocultación del cadáver de su víctima para asegurar su impunidad, pues sin cadáver no hay prueba clara de homicidio, ni de aborto, ni de tortura.

Marlyn, su madre, concurrió, de manera personal y activa, en esto último. Fueron hechos probados.

Según los artículos 59 y 60 del Código, la pena por complicidad de un crimen castigado con 30 años es la inmediatamente siguiente: 20 años.

¿Dónde queda el 304 en el verboso razonamiento de los jueces?

La colaboración activa de Marlyn en el ocultamiento del cadáver de la víctima torturada y muerta por su hijo, la destrucción de videos incriminadores, la siniestra rueda de prensa (-¡Emely, vuelve por favor!), con expresión hipócritamente cariacontecida, mientras el cuerpecito de esa muchachita estaba en una maleta en el baúl de su carro. Todos estos fueron hechos probados.

Es decir, a Marlyn al menos 2 situaciones concurrentes le señalan y la propia sentencia los reconoce y da por establecidos: el ocultamiento del cuerpo y la rueda de prensa que buscaban favorecer, si no la fuga del hijo, al menos su impunidad.

Si eso no es contradición, ¿qué lo es?

¿Hay alguna otra forma de verlo?

En suma: ¿Si elhijo es culmpable del 304, la madre no es cómplice de ello habiendo concurrido en actos que buscaban si no la fuga, la impunidad del hijo?

Voy a tener que estudiar de nuevo. No entiendo.

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author