Ante presión por cambios, Danilo dirá: «¿Para qué cambiar jugadores si su juego es bueno y estamos ganando con ellos?»

Ante presión por cambios, Danilo dirá: «¿Para qué cambiar jugadores si su juego es bueno y estamos ganando con ellos?»

Por José Francisco Arias

Se ha generado una gran expectativa en la población dominicana con relación a destituciones y remociones de funcionarios que pueda hacer el presidente de la República, Danilo Medina, en el próximo período que asumirá el 16 de agosto próximo, luego de ganar la reelección.

Las expectativas se han acrecentado en ese orden, debido a que una gran cantidad de funcionarios han estado ocupando cargos de importancia desde que el oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se instaló en el gobierno por vez primera (1996-2000), retornando en el 2004 y permaneciendo como servidores públicos hasta hoy, 12 años después.

Entre esos servidores públicos que han ocupado posiciones en el Estado desde la vez primera que el PLD alcanzó el poder y hasta nuestros días (con el paréntesis de los 4 años –2000-2004– que gobernó el Partido Revolucionario Dominicano con Hipólito Mejía como presidente) se encuentran Euclides Gutiérrez Félix, quien desde hace buen tiempo está al frente de la Superintendencia de Seguros; Temístocles Montás, ministro de Economía, Planificación y Desarrollo; Francisco Javier García, ministro de la Presidencia; Bautista Rojas Gómez, ministro de Medio Ambiente que antes fue secretario de Salud; Jaime David Fernández Mirabal, ex vicepresidente de la República y quien se desempeña como ministro de Deportes; Monchy Fadul, ministro de Interior y Policía; José Tomás Pérez, embajador en Washington; y Simón Lizardo, ministro de Hacienda.

Todos son miembros del Comité Político, el más influyente organismo del PLD, élite que toma las decisiones políticas de la organización.

La gran interrogante es si Danilo está en actitud de cancelar o remover miembros de un equipo que lo acompañó durante todo el discurrir de su primera gestión como mandatario y que aparentemente le ha funcionado como él espera.

Si ganó la reelección, con un 62% d los votos (el más votado candidato presidencial de toda la historia dominicana), fue porque la gestión de su gobierno, en conjunto, colaboradores incluidos, se ganó la aprobación del electorado.

¿Para qué cambiar jugadores del equipo si su juego es bueno y estamos ganando con ellos?, se preguntará Medina, independientemente de que observe que uno o dos de ellos no respondan como él espera.

El caso es que hay una especie de clamor en la ciudadanía porque se produzcan cambios en ese sentido. Pero para que se produzcan esos cambios tiene que darse la voluntad del Primer Mandatario.

Esperemos, a ver, pues… «Todo a su tiempo»…

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author