Carolina Mejía, secretaria general del PRM, en lo personal en desacuerdo con pacto de su partido con otras organizaciones, aunque lo respeta

Carolina Mejía, secretaria general del PRM, en lo personal en desacuerdo con pacto de su partido con otras organizaciones, aunque lo respeta

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- Carolina Mejía, secretaria general del opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM), expresó su desacuerdo con lo pactado por su organización con otras 11 del escenario político dominicano, con miras a las elecciones congresuales y municipales del próximo 2020, aunque dijo respetarlas como estrategia emanada de sus organismos.

La dirigente del PRM sostiene en un comunicado que subió a sus redes la mañana de este viernes que le preocupa el hecho de que algunas de las personas (sin citar nombres) que participan en los pactos con su partido, sean las mismas que han tenido gran parte de responsabilidad del grave deterioro institucional y de la corrupción e impunidad que prevalecen en el país.

Carolina es hija del ex presidente de la República Hipólito Mejía, 2000-2004, quien compitió con Luis Abinader por la candidatura presidencial del PRM para las elecciones del 2020 próximo, saliendo pedrdidoso. A continuación el texto íntegro del comunicado que, a título personal, ha hecho público la secretaria general del PRM…

Desde que asumí la función de Secretaria General del Partido Revolucionario Moderno me he desempeñado sobre la bse de mis principios de manera respetuosa, paciente y prudente. En el inicio de mis pasos en la política y en específico en la construcción de oposición, mis esfuerzos y compromisos han estado dirigidos a construir este nuevo partido junto a un grupo de mujeres y hombres extraordinarios. Nuestra finalidad ha sido, en primer lugar, mantener la vocación con la que formamos el PRM: asumir la política como servicio público, propiciar el cambio para hacer cumplir nuestras leyes y dar ejemplo de buenas prácticas en el manejo del Estado. En adición, promover un modelo político diferente al que ha impuesto el PLD por casi dos décadas, el cual está sustentado en antivalores y ha causado daños profundos a nuestra sociedad.

Frente a esta coyuntura tengo la obligación moral de compartir lo que pienso, primero como dominicana y luego como perremeísta, tal y como lo hice con nuestra dirigencia.

El miércoles 30 de octubre, cuando se nos informó a la Dirección Ejecutiva de las conversaciones con el conglomerado «Juntos Podemos» para un acuerdo parcial en los niveles congresual y municipal, manifesté mi preocupación y desacuerdo con lo planteado. En vista de que este acuerdo se ha formalizado, me siento en el deber de ratificar mi posición. Me preocupa que algunas de las personas que participan de estos pactos y/o alianzas sean las mismas que han tenido gran parte de la responsabilidad del grave deterioro que vive nuestra institucionalidad democrática, de la corrupción, impunidad e intervención dolosa en los diferentes poderes del Estado.

Respeto las decisiones emanadas de nuestros organismos y el derecho de definir las estrategias que se entiendan políticamene convenientes, aunque no las comparta.Reitero mi compromiso con todos los compañeros y compañerfas de seguir trabajando incansablemente, procurando siempre realizar las transformaciones que tanto necesita nuestro país.

Categories: Politica
Tags: Destacadas

About Author