El Banco Mundial trata el tema de los espacios públicos y los valora como la riqueza oculta de las ciudades

El Banco Mundial trata el tema de los espacios públicos y los valora como la riqueza oculta de las ciudades

En el mundo, alrededor de un tercio de la superficie de una ciudad la ocupan espacios públicos: desde calles, plazas de barrios y parques, hasta instalaciones públicas, como bibliotecas y mercados.

A pesar de su importancia, suele ignorarse por muchas razones el potencial de transformación de las ciudades y de mejora de la vida urbana que tienen los activos de los espacios públicos, que normalmente son propiedad de los Gobiernos municipales y están gestionados por ellos. Algunas de esas razones son: una planificación urbana deficiente y ad hoc, limitaciones presupuestarias y otras prioridades urgentes derivadas de una rápida urbanización. El deterioro consiguiente de los espacios públicos, que los transforma en lugares congestionados, contaminados y ocupados predominantemente por vehículos, suele convertirse en una carga, lo que genera una espiral negativa que agota los recursos públicos y agrava otros problemas de las ciudades.

En cambio, las ciudades que invierten en la creación de espacios públicos conectados e inclusivos contrarrestan esta tendencia y funcionan mucho mejor. Aprovechan los activos de los espacios públicos para generar valor para los entornos circundantes, apoyando los medios de vida y promoviendo las empresas locales, y para estimular la revitalización urbana y la innovación, atrayendo aún más a las empresas y el talento. Estas ciudades cosechan también los beneficios económicos de los espacios públicos bien concebidos.

La existencia de espacios públicos satisfactorios también contribuye a la calidad de vida de una ciudad, ya que mejora las condiciones para el tránsito peatonal, la seguridad pública, la inclusión social, el dinamismo de los barrios, la salud urbana y el bienestar de los ciudadanos. En muchos casos, los espacios públicos también mejoran la resiliencia urbana y el funcionamiento de la ciudad, al integrarse con la infraestructura, los sistemas urbanos, el patrimonio cultural y los espacios verdes.

Para liberar el valor de los espacios públicos, las ciudades deben tomar medidas oportunas —en colaboración con los Gobiernos, las comunidades y otros asociados públicos y privados— dirigidas a invertir en la creación conjunta de espacios públicos centrados en el ser humano, ambientalmente sostenibles, económicamente vibrantes y socialmente inclusivos. También deberían adoptar estrategias inteligentes y sostenibles a lo largo de toda la vida útil de los activos de los espacios públicos para generar rendimientos de la inversión muy superiores a los costos monetarios y, en última instancia, aumentar la habitabilidad, la resiliencia y la competitividad de las ciudades.

Estas estrategias abarcan tres esferas prioritarias amplias:

  • Partes interesadas y alianzas: crear espacios públicos para las comunidades y con las comunidades a fin de mejorar su bienestar, y reconocer la necesidad de establecer alianzas sólidas entre los Gobiernos, los actores del sector privado y la ciudadanía.
  • Políticas, planificación y diseño: adoptar políticas de planificación eficaces, enfoques de creación de espacios y soluciones de diseño innovadoras para lograr la distribución espacial equitativa, la inclusión y el acceso a una red de espacios públicos de buena calidad en toda la ciudad.
  • Gestión, gobernanza y finanzas: aplicar modelos financieros y de gestión sostenibles a lo largo de toda la vida útil de los activos de los espacios públicos, desde su creación inicial, implementación y mantenimiento, hasta su renovación.

Los estudios de casos de ciudades de todo el mundo que se presentan en la publicación revelan cinco enseñanzas y características clave:

1. Actores y partes interesadas: el éxito de los espacios públicos suele ser el resultado de la colaboración entre múltiples actores y no es responsabilidad exclusiva de los municipios, que a menudo enfrentan limitaciones de recursos.

2. Estrategia y enfoque: la creación y ejecución de espacios públicos puede adoptar varias formas a partir de un extenso conjunto de enfoques, cada uno de ellos centrado en una combinación diferente de actores, escalas y recursos necesarios.

3. Datos y proceso de planificación: las estrategias exitosas en materia de espacios públicos requieren un enfoque basado en pruebas para asegurar que estos se distribuyen equitativamente, son de buena calidad, se mantienen apropiadamente y responden a las necesidades de las comunidades. Cada vez más, las ciudades están encontrando métodos innovadores y disponiendo de herramientas tecnológicas para recopilar y utilizar datos que faciliten procesos de planificación, diseño y gestión más eficaces.

4. Financiamiento y provisión de fondos: en muchas ciudades, es menos frecuente que los Gobiernos municipales sean los únicos financistas y encargados de la ejecución, dada la clara tendencia a que los espacios públicos se conviertan en iniciativas conjuntas entre el Gobierno, el sector privado y la comunidad. Los Gobiernos también pueden generar espacios públicos a través del sector privado mediante instrumentos financieros y de planificación eficaces.

5. Gestión y gobernanza: a las ciudades les va mucho mejor cuando consideran la gestión sostenible a lo largo de toda la vida útil de los espacios públicos. Algunos de los elementos de buena gobernanza que se deben incluir son un entorno reglamentario sólido, una estructura de propiedad eficaz en función de los costos y disposiciones de gestión y supervisión sostenibles.

Descargue la publicación (i) para conocer los estudios de casos e informarse sobre la manera en que los dirigentes de las ciudades, los encargados de formular políticas y los profesionales urbanos pueden planificar, financiar y gestionar mejor los espacios públicos de propiedad estatal y privada para lograr ciudades habitables para todos.

La publicación The Hidden Wealth of Cities:Creating, Financing, and Managing Public Spaces (i) recibió apoyo de ONU-Hábitat, la Agencia Espacial Europea (la iniciativa Observación de la Tierra para el Desarrollo Sostenible), el Centro de Ciudades Habitables de Singapur, el Instituto Coreano de Investigación de Asentamientos Humanos y el Fondo Fiduciario para el Crecimiento Verde de Corea (KGGTF).

(Fuente de origen Grupo Banco Mundial).

Categories: Turismo

About Author