El gobierno de Danilo le echa agua al fuego con la Iglesia Católica con dos tuits de José Ramón Peralta

El gobierno de Danilo le echa agua al fuego con la Iglesia Católica con dos tuits de José Ramón Peralta

 

Por José Francisco Arias

 

El gobierno que encabeza el presidente Danilo Medina le echó agua al fuego que se le propagó con la Iglesia Católica con dos mensajes que subió a su cuenta de Twitter el Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta la noche de este lunes.

Si no se ha apagado del todo, por lo menos ha bajado bastante su intensidad en un tiempo relativamente corto.

Las llamaradas entre el poder oficial y el sector eclesiástico fueron intensas por varios días. Primero por declaraciones que ofreció el arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, advirtiendo que no en el país no se están respetando los poderes de las instituciones, lo que envía una señal preocupante, indicando que de continuar las cosas como van por tal camino, conduciría al país a una dictadura.

«Se ve claro que no hay una independencia en los poderes del Estado, entonces caemos en algo tan fuerte como en una dictadura; si no despertamos, si no cambiamos, vamos hacia ahí», declaró monseñor Ozoria.

De inmediato una batería de comunicadores identificados con el gobierno del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), identificados con el presidente Medina, reaccionaron desafiantes ante los pronunciamientos del alto jerarca católico lanzando ácidos ataques contra éste y contra la Iglesia, al parecer, decididos, como poder político, inclusive, a «destrurir» la la milenaria e influyente institución religiosa si fuera necesario.

Luego, el pasado Viernes SA nto, en el Sermón de las Siete Palabras, sacerdotes lanzaron duras críticas contra quienes pretenden perpetuarse en el poder, entendiendo que el fin justifica los medios, sin importar que para ello, para continuar en sus cargos, tengan que «pisotear» la Consitución de la República. Esto a propósito de que en el entorno del presidente Medina se insisten en aspavientos para una segunda reelección de su mandato.

En alusión directa a lo planteado en el Sermón de las Siete Palabras, el director de Comunciaciones de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, reprodujo en su cuenta de Twitter una nota en la que se establece que ha disminuido la feligresía en Estados Unidos, ya que, según su fuente, uno de cada cuatro adultos en ese país son religiosos, pero no son miembros de una iglesia.

Comunicadores identificados con el gobierno de Medina continuaban su azote contra la Iglesia y contra el arzobispo metropolitano de Santo Domingo, en concierto que se escuchaba y veía a través de programas de radio y televisión y de las diferentes redes sociales.

Mientras el capellán de la Policía Nacional, Alejandro Cabrera, reaccionó ante lo planteado por Rodríguez Marchena invitándolo a asistir a la Iglesia, para que pueda comprobar que sus templos siempre están abarrotados de feligreses, y pidió que no pongan al presidente a pelearse con la entidad religiosa.

“Las iglesias en estos días han estado abarrotadas (…); parece que el amigo, hermano Marchena no visita la iglesia, y lo llamamos a que visite la iglesia, y sobre todo a evitar todo tipo de confrontación, por favor, no pongamos al Estado, al señor Presidente a pelear con la Iglesia, a nadie le conviene ningún tipo de confrontaciones, ningún tipo de veneno, ningún tipo de chisme, evitemos los chismes, evitemos el veneno y apostemos a la paz , al entendimiento, y sobre todo a la unidad”, expuso el capellan Cabrera.

El fuego se hizo cada vez más intenso y solo logró apaciguarse cuando la noche de este lunes el administrativo de la Presidencia, José Ramon Peralta, quien funge como el verdadero vocero del presidente Medina, subió los dos tuits a su cuenta.

El texto íntegro del primero de esos mensajes es el siguiente: «El Gobierno, respetuoso a la pluralidad de opiniones en el marco del Estado de derecho que nos rige, también respeta las opiniones manifestadas en el Sermón de las 7 Palabras que emitió la Arquidiócesis de Santo Domingo».

Luego, el influente funcionario del entorno del mandatario, escribió: «Y mantenemos nuestro compromiso de seguir trabajando, como hasta ahora lo hemos hecho, por el fortalecimiento de todas las instituciones de nuestra Nación; grantizando siempre la libre opinión, favorable o desfavorable, de todos sin importar su estatus político, económico o social».

Es una forma de sacar un pañuelo blanco en señal de paz o, por lo menos, tregua de guerra. Si el fuego no se ha apagado del todo, por lo menos bajó bastante su intensidad.

 

 

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author