El KiVa, un programa anti-acoso escolar.

El KiVa, un programa anti-acoso escolar.

 

Por Jenny Alexandra Henríquez Rodríguez.

 

Tratando de nutrirme un poco sobre el tema del Acoso Escolar y posibles alternativas para abordarlo e involucrar a los diferentes sectores de la sociedad, me encontré con KiVa.

 

KiVa es el acrónimo de Kiusaamista Vastan (contra el acoso escolar). Se trata de un programa para prevenir y afrontar el acoso en los colegios, desarrollado en la Universidad de Turku(Finlandia). Inició en 2007 y ya se aplica en el 90% de las escuelas finlandesas y se ha exportado a casi una decena de países, entre ellos Holada, Reino Unido, Francia, Bélgica, Italia, Estonia y Estados Unidos.

 

El programa tiene varios objetivos:

  • A nivel de la escuela: ofrecer al personal escolar información, sobre el acoso escolar y las formas de abordarlo, así como también lograr que el personal se comprometa con el trabajo sobre el acoso.
  • A nivel de clase: influir sobre los estudiantes para que, en lugar de aceptar silenciosamente la situación de acosos o alentar a los acosadores, apoyen a la víctima y trasmitan que no aceptan las prácticas abusivas.
  • A nivel de los estudiantes: abordar los casos graves de acoso de manera efectiva. Esto siempre incluye una discusión de seguimiento para comprobar que la situación ha cambiado.

 

El programa KiVa hace todo lo posible para lograr que los adultos de la escuela se comprometan a trabajar contra el acoso e incluye material para reuniones con los estudiantes y tertulias informativas con los padres. De igual manera incluye actuaciones globales y específicas para prevenir el acoso escolar y solventar los casos destacados.

 

Un dato importante es que KiVa no pretende ser un proyecto de un año, sino una labor permanente de la escuela frente al acoso, por eso, unirse al programa es un compromiso a largo plazo y requiere experiencia en educación, desarrollo escolar, formación al profesorado y/o prevención del acoso en el colegio.

 

Algo que llama poderosamente mi atención es que kiVa, a diferencia de las metodologías tradicionales, además de trabajar con las víctimas y los acosadores, incorpora a los testigos.  No es una sorpresa que uno de los reforzadores para los que cometen abuso es la atención de los espectadores, su risa, sus gritos y hasta la grabación y difusión del hecho por las redes. Este programa trabaja al testigo, les enseña a cómo reaccionar ante esos casos violentos tan poco agradables.

 

Ya algunas escuelas en países como España, México y Argentina hablan de los resultados que han obtenido a través del programa y dentro de sus virtudes citan el respeto, la empatía y la inclusión.

 

No sé qué tanto se conozca en nuestro país sobre el KiVa, pero entiendo que las autoridades competentes deben investigar sobre este programa que ha dado tanto resultado en Finlandia y ahora en varias instituciones educativas en países de América Latina como lo son Colombia, Chile, Argentina y Perú.

 

Sería un plus para nuestras escuelas y colegios, familia y comunidad educativa poder contar y empoderarnos de este programa.

 

(La autora es licenciada en Ciencias de la Educación),

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author