El «mobbing» o acoso laboral

El «mobbing» o acoso laboral

 

Por Jenny Alexandra Henríquez Rodríguez.

 

El mobbing o acoso laboral es un problema conocido desde hace relativamente poco tiempo pero que está afectando de manera grave a la vida laboral.

El término mobbing (del verbo en inglés to mob) proviene de la etología, ciencia que estudia el comportamiento de los animales, sobre todo del campo de la ornitología, donde la conducta defensiva de un grupo pequeños de pájaros consiste en el atosigamiento continuado a un enemigo más grande, con frecuencia un ave rapaz. Estos comportamientos en la naturaleza terminan frecuentemente, o bien con la huida, o con la muerte del animal acosado por varios otros.

En la actualidad se utiliza para describir la situación en el trabajo en la que el individuo es sometido a presión psicológica y malos tratos por un superior, grupo de empleados o un compañero de trabajo, causando daños emocionales a la víctima.

Para que una situación de acoso pueda ser considerada como mobbing se requiere que sea una conducta consciente, que tenga como objetivo disminuir la estima o las capacidades de la persona en su puesto de trabajo para poder eliminarla del grupo, aunque algunos psicólogos coinciden en que el acosador puede ser tan sutil que nadie en el ambiente de trabajo llega a darse cuenta.

Algunas modalidades del Mobbing:

  • Quitarle áreas de responsabilidad clave, ofreciéndole a cambio tareas rutinarias hasta que se aburra y se vaya.
  • La información llega tarde o incompleta.
  • Ofrecen información errónea para que “aposta” realice mal el trabajo.
  • Tratarle de una manera diferente o discriminatoria (excluirle de participar en proyectos o darle los menos importantes).
  • Ignorarle (hacerle el vacío) o excluirle, hablando solo a una tercera persona presente, simulando su no existencia o su no presencia física en la oficina o a las reuniones a las que asiste (como si fuera invisible).
  • Retener información crucial para su trabajo, inducirle a error en su desempeño laboral para luego acusarle de negligencia o faltas profesionales.
  • Monitorizar el trabajo con el fin de encontrarle faltas.
  • Ridiculizar sus ideas o no tomarlas en cuenta.
  • Criticar continuamente la forma de realizar su trabajo con vistas a atacarle o a encontrarle faltas.
  • Infravalorar o no valorar en absoluto el esfuerzo realizado por la víctima, negándose a evaluar periódicamente su trabajo.
  • Asignarle objetivos o proyectos con plazos que se saben inalcanzables o imposibles de cumplir y tareas que son imposibles de alcanzar en ese tiempo.

Cuando el trabajador en objeto de algunas de las características citadas anteriormente el ambiente en el trabajo se vuelve una pesadilla insoportable.

 Según algunos estudios existen sectores profesionales que son los más afectados por el mobbing, entre ellos están los funcionarios y personal de las administraciones públicas y los trabajadores de enseñanza en todos los niveles educativos (primaria, media y universitaria) y cuidadores de guarderías y escuelas infantiles. Esto se debe que, al no poder despedir a los trabajadores, se les “tortura” para conseguir que se marchen. Los resultados de estos estudios han detectado que el riesgo de mobbing es 2.5 veces más frecuente en mujeres que en hombres. Las repercusiones en el trabajador se evidencian en las áreas siguientes:

  1. Psicológica: al principio preocupación, luego angustia, más tarde depresión con crisis de pánico al pensar en el trabajo.
  2. Biológica: pérdida del apetito, insomnio, dolores recurrentes de cabeza.
  3. Laboral: caída del rendimiento, absentismo, deseos de dejar voluntariamente la empresa.
  4. Social: repercusiones negativas en la vida de pareja, contacto irritable con los hijos, menos contacto social, etc.

La Organización Mundial de la Salud(OMS) tiene como características definitorias de mobbing las siguientes:

  1. Que no sea puntual, sino que dure por lo menos seis meses.
  2. Que sea frecuente.
  3. Que exista una víctima definida.
  4. Que la víctima no muestre un trastorno afectivo o de personalidad previo con historial de conflictividad en diferentes ámbitos (familia, pareja, amistades u otros trabajos).

El Código Laboral (Ley 16-92) estipula que el empleado debe estar en un lugar sano, en el cual se desarrolle y no sean violentados sus derechos fundamentales. Es por esto que el mobbing debe denunciarse ante los representantes del Ministerio de Trabajo sin que el trabajador sienta miedo al despido.

 

(La autora es licenciada en Ciencias de la Educacion).

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author