El virus de la reelección no solo ataca a políticos; Luisín Mejía en el COD, Ramón Cuello en la ACD y Pedro Brache en el CONEP pueden dar testimonio de ello

El virus de la reelección no solo ataca a políticos; Luisín Mejía en el COD, Ramón Cuello en la ACD y Pedro Brache en el CONEP pueden dar testimonio de ello

 

Por José Francisco Arias

 

La reelección para la Presidencia de la República en el país históricamente ha encontrado tajantes manifestaciones de rechazo desde diferentes sectores de la sociedad.

Pedro Brache

Especialmente partidos y políticos de oposición asumen posiciones radicales contra proyectoas reeleccionistas, y ha habido los que hasta han prometido que de llegar al poder no intentarían repetir por una cuestión de «principios».

El fenecido presidente doctor Joaquín Balaguer (1906-2002), quien gobernó el país durante tres períodos consecutivos entre 1966 y 1978, retornó en el 1986 y siguió hasta el 1996, todo gobierno repetido gracias a la reelección, por lo que se reconoce como el reeleccionista por excelencia de la historia dominicana contemporánea. Y a sus parciales, dentro del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), se les tipifica como reeleccionistas porque responden a la línea que por siempre les trazó su líder.

Pero parece que el fenómeno contagia a quienes llegan a ocupar la Presidencia. Hipólito Mejía, quien gobernó en el período 2000-2004, entonces del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), intentó reelegirse, pero no lo logró, saliendo perdidoso en las elecciones del 2004 frente a Leonel Fernández, del oficialista Partido de la Liberación Dominicana (PLD). Hipólito luego calificó la reelección como una especie de desgracia y prometió jamás, de regresar al poder, intentar algo parecido.

Luisín Mejía

Leonel Fernández, quien por vez primera fue presidente de la República en el período 1996-2000, en aquella oportunidad no hizo intento de reelección, aunque se lo pedían. Sin embargo, la segunda vez que le tocó dirigir el país sí fue atacado por el virus reeleccionista y lanzó su proyecto en ese orden saliendo victorioso para un segundo período consecutivo en las elecciones del 2008.

Danilo Medina, compañero de Leonel en el PLD, ganó las elecciones del 2012, habiendo prometido al electorado que solo quería 4 años para gobernar el país. Pero luego de probar la Presidencia parece que le dio seguidilla el cargo y se lanzó a la reelección en el 2016, venciendo a Luis Abinader y al Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Desde el Palacio Nacional hay aspavientos que apuestan a respostulación para el 2020, lo que para Danilo representaría un segundo proyecto reeleccionista, para lo que tendría nueva vez que modificar la Constitución de la República, como lo hizo la primera vez que se repostuló.

En el Congreso Nacional, con diputados y senadores, hay casos emblemáticos, que sobrepasan 5 y 6 períodos de cuatro años.

Ramón Cuello

Pero el virus de la reelección no solo se entroniza en quienes alcanzan la Presidencia de la República y dirigen el Estado. También es algo que se manifiesta con bastante frecuencia en entidades profesionales, empresariales, artísticas, deportivas, etc.

Tenemos ejemplos recientes en ese sentido. Por ejemplo, a final del mes de octubre, el empresario Pedro Brache fue reelecto presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep).

Luego, Luisín Mejía, quien venía dirigiendo la Comité Olímpico Dominicano (COD) desde el 2004, porque relevó al doctor José Joaquín Puello, quien renunció, fue electo por vez primera en el 2006, y a principio de diciembre pasado fue reelecto para un cuarto período mediante asamblea.

Más recientemente, Ramón Cuello, presidente de la Asociación de Cronistas Deportivos (ACD) fue reelecto en el cargo.

O sea, que gusanillo de la reelección no es exclusivo de la política.

 

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author