En Brasil aprueban venta de productos hechos de cannabis para uso medicinal, pero rechazan el cultivo de la marihuana para tal fin

En Brasil aprueban venta de productos hechos de cannabis para uso medicinal, pero rechazan el cultivo de la marihuana para tal fin

RIO DE JANEIRO, 3 dic (Xinhua) — Las autoridades sanitarias brasileñas aprobaron el martes la autorización para la venta en farmacias de productos hechos con cannabis para el uso medicinal en el país, aunque prohibió su cultivo en territorio nacional, con lo que los fabricantes necesitarán importar el extracto de la planta, informaron fuentes oficiales.

La estatal Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) dio luz verde a la venta de productos hechos con cannabis en las farmacias aunque rechazó el cultivo de marihuana con fines medicinales.

La venta se realizará únicamente en farmacias, con prescripción médica. La comercialización sólo se hará en farmacias son que haya una manipulación del producto. Aquellos productos autorizados podrán ser para uso oral y nasal, en pastilla o líquidos, además de soluciones oleosas.

La Anvisa determinó que los productos que usen cannabis deberán tener advertencias como «El uso de este producto puede causar dependencia física o psíquica» o «Este producto es de uso individual, está prohibido pasarlo para otra persona».

El tipo de prescripción médica necesaria dependerá de la concentración de tetrahidrocanabidiol (THC), principal elemento tóxico y psicotrópico de la planta Cannabis sativa, al lado del danabidiol (CBD), usado en terapias como analgésico o relajante.

El THC altera las funciones cerebrales y es la substancia que provoca los efectos más conocidos del consumo de la marihuana, droga considerada ilegal en Brasil. No obstante, estudios médicos indican que el THC puede usarse también como principio activo para fines medicinales.

En las fórmulas con concentración de THC inferior al 0,2 por ciento, el producto deberá ser prescrito con una receta del tipo B, con la renovación en hasta 60 días. Ya aquellos productos con concentración de THC superior al 0,2 por ciento, sólo podrán ser receptados a pacientes terminales o que hayan agotado alternativas terapéuticas de tratamiento.

En este caso, la receta será del tipo A, más restringido, con un padrón semejante al de la morfina.

El envoltorio de los productos deberá informar la concentración de los principales canabinoides presentes en la fórmula, entre ellos el CBD y el THC, pero solamente la concentración de THC se llevará en cuenta para la clasificación de los rótulos.

La normativa tendrá una vigencia de tres años, después que el director de la Anvisa, Fernando Mendes, entendiera que no hay ninguna comprobación de la eficacia de los tratamientos a base de los productos. «No hay cualquier evidencia de bajo riesgo en el uso de estos productos», comentó Mendes.

Categories: Salud
Tags: Destacadas

About Author