Horas difíciles…

Horas difíciles…

 

aaaaeieieiePor Héctor Silvestre hijo

( @HBSS30 )

 

El país vive momentos de gran dificultad. Mientras la Junta Electoral publica la lista de agraciados de las elecciones generales del pasado domingo 15 de este mes de mayo por terminar, el pueblo aún no encuentra motivos para la celebración, y lo que es peor, a diario emergen cientos de pruebas que ponen en evidencia serias irregularidades en el proceso.

En Santo Domingo Este la magnitud del desorden desborda la imaginación. Manuel Jiménez, el candidato puntero a la alcaldía por el Frente Amplio y el Partido Revolucionario Social Demócrata (PRSD), aparece misteriosamente en segundo lugar en los boletines de la Junta Municipal, esto a pesar de haber derrotado a su principal adversario en todas las firmas encuestadoras, en los sondeos, en las calles, en la opinión pública general, en fin en todos los escenarios. Pero como dice el viejo y malvado refrán popular: “Acta mata voto”.

En principio, los candidatos de oposición interpusieron un recurso para detener los boletines en el nivel B en el municipio SDE y solicitar reconteo manual, pero luego al descubrirse que las valijas, contenedoras de urnas y de actas, habían, la mayoría de ellas, llegado con días de retraso y violadas, entonces el escenario cambió y al no existir condiciones para declarar un ganador ahora la consigna es: ¡NUEVAS ELECCIONES!

Al no recibir respuesta de las autoridades y con una gran presión por parte de una gran masa que pide actuar, Manuel Jiménez, Dío Astacio, Manuel Reyes, José Vásquez, Claudio Caamaño y Rafael Rosso decidieron, para contener la indignación, declararse en Huelga de Hambre. Prefieren exponer sus vidas al peligro antes que lanzar a todo un pueblo irritado a las calles.

Ayer lunes, 30 de mayo, a las 10:00 de la mañana, el actual diputado y candidato a senador por la provincia de Santo Domingo, Juan Hubieres, con la frase “Hasta que el cuerpo aguante”, también se declaró en huelga de hambre en solidaridad con sus compañeros.

Ahora, tras cuatro días de ayuno ininterrumpido, el compañeros Manuel Reyes tuvo que ser llevado de emergencia al hospital tras ser diagnosticado con presión arterial alta y niveles significativos de deshidratación.

Por su lado, el doctor José Peña, manifestó a los medios de comunicación que Manuel Jiménez “presenta una deshidratación moderada a severa, presión arterial baja y desnutrición…esta patología puede agravar, ya que tiene taquicardia, lo que pudiera provocarle fallo renal y entrar en estado de coma”, y al final morir.

La desesperación ya comienza a apoderarse de la ciudadanía que se siente impotente ante tanta falta de consideración. La Junta sigue en silencio. No le importa la vida, no nos respetan!

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author