Huevos con más de 500 años de antigüedad hallados en una tumba china…

Huevos con más de 500 años de antigüedad hallados en una tumba china…

CHENGDU, 10 dic (Xinhua) — Arqueólogos chinos han encontrado una jarra de arroz con numerosos huevos intactos en su interior con una antigüedad de más de 500 años, en la provincia suroccidental de Sichuan.

Los huevos fueron hallados en una tumba de la dinastía Ming (1368-1644) en un parque de la ciudad de Guang’an, dijo Tang Yunmei, curadora del Museo de la Ciudad de Guang’an. Según su epitafio, la tumba pertenece a un hombre llamado Yang Ming, quien murió en 1501, y a sus dos esposas.

Intactos, aún con cáscara, los huevos se encuentran dentro de una jarra llena de arroz y aún se desconoce su número, dijeron los investigadores.

Tang dijo que el sepulcro, hecho de piedra, estaba bien sellado y su diseño ofrecía buena protección contra la humedad y la corrosión. Además, los ataúdes, que fueron fabricados con madera, tienen una capa de cal de 2 a 5 centímetros en su interior, y la jarra también está cerrada con una tapa.

«Los huevos están bien conservados gracias al cuidado que los diseñadores y obreros pusieron en la construcción de la tumba, que es un espacio confinado con temperatura y humedad estables», dijo la curadora.

Este tipo de descubrimientos son muy raros en China. En uno de los pocos casos reportados, expertos desenterraron en marzo una jarra llena de huevos, con solo uno de ellos roto, en una tumba de 2.500 años de antigüedad en la provincia oriental de Jiangsu.

En 2015, arqueólogos de la provincia suroccidental de Guizhou encontraron un huevo en una tumba que data de más de 2.000 años, pero la cáscara se rompió en cuanto los investigadores la tocaron con una brocha de limpieza.

Hay un animado debate entre los historiadores sobre la connotación cultural de poner huevos en las sepulturas. Una teoría sostiene que esto simbolizaría la continuidad de la vida a través de numerosos descendientes, mientras que otros creen que simplemente quiere decir que a los propietarios de las tumbas les gustaba comer huevos en vida.

Tang dijo que la jarra recién encontrada ha sido sellada y será analizada con rayos infrarrojos, con el fin de establecer el número de huevos y comprobar su buen estado sin causar daños.

Categories: Internacionales
Tags: Destacadas

About Author