La Batalla de Las Carreras… Dominicanos en acción…

La Batalla de Las Carreras… Dominicanos en acción…


Por Modesto Martínez

Un día como como este 21 de abril del año 1849, en Las Carreras, provincia Peravia se llevó a cabo una de las más importantes batallas de las que se celebraron en las luchas por la independencia dominicana, la Batalla de Las Carreras.


Luego de un período de relativa calma intervencionista asume el poder en Haití el general Faustin Soulouque quien tenía dentro de sus planes, retomar el control de la parte oriental de la isla.


El reconocimiento que del Estado dominicano como nación libre e independiente hiciera Francia, mediante la firma provisional de un tratado de paz, amistad, comercio y navegación, parece que había sido el detonante para que Faustino Soulouque, promoviera las campañas contra la República Dominicana con la finalidad de recuperar lo que los haitianos entendían, les pertenecía.


Para llevar a cabo su cometido Soulouque cruzó la frontera al mando de un ejército de unos 18,000.00 hombres.


Al principio la suerte le sonreía. Logrando vencer la resistencia avanzó hasta las inmediaciones entre las provincias de Azua y Peravia.


El Estado dominicano llamó al entonces bravo y gran estratega militar general Pedro Santana para que se reincorporara a defender la patria, dado el avance de las tropas haitianas.


El general Pedro Santana se encontraba en un retiro voluntario en sus tierras de El Seibo.


Tan pronto el gran general asumió el control del ejército dominicano, tomó decisiones estratégicas con la incorporación de probados combatientes a quienes les dio posiciones de mando como a Antonio Duverge, Francisco Del Rosario Sánchez, Antonio Abad Alfau, Ramón Matías Mella (como firmaba Matías Ramón Mella), entre otros.


Los haitianos iniciaron los ataques con fuego de artillería, sobre las cuatro de la tarde, con el propósito de preparar el escenario para el avance de la caballería y la infantería.


El ataque frontal y el enfrentamiento cuerpo a cuerpo eran consideradas ventajas militar por parte de los estrategas haitianos; lo cual resultaba correcto dada la gran superioridad numérica del ejército haitiano sobre el dominicano.


Es comprensible que los haitianos no pudieran descifrar en ese momento de qué material estaba hecho el dominicano cuando se aposentaba en su corazón la determinación de luchar por sus ideales; cosa que si descubrieron los norteamericanos años después y que les explicaré cuando a finales de este mes abordemos los episodios de la invasión del 1965 (con confesiones de participantes).


Dos decisiones estratégicas fueron fundamentales para lograr esta victoria; una, disponer que el almirante Juan Bautista Cambiaso al frente de su flotilla cubriera el litoral sur por la zona de Palmar de Ocoa, la cual tenía un doble propósito primero evitar el abastecimiento a las tropas haitiana como había ocurrido anteriormente y segundo provocar que el ejército haitiano se viera compelido a abandonar la zona costera y adentrarse a zonas de mas difícil acceso, lo cual hicieron.


Luego de los acontecimientos del número, las tropas haitianas se dirigieron al escenario de las Carreras, lugar en el que se llevó a cabo la batalla que narramos; y la otra fue ordenar al coronel Domínguez que se retirase con 100 hombres y haciendo un rodeo atacar a la tropa haitiana por el flanco izquierdo, dando la sensación de que a las tropas dominicanas les llegaban refuerzos. Todo esto llenó de incertidumbre y temor al ejército haitiano lo cual provocó una desbandada que fue aprovechada por ejército dominicano para un cruento enfrentamiento con un desenlace fatal para los invasores.


Sin dudas que Santana fue una columna de gran soporte para la defensa de nuestra independencia; lástima que una serie de acciones tomadas en contra de defensores de nuestra nacionalidad y contra la nación misma, una vez cerrada el tema haitiano, mancharan tanta gloria en su lucha por la independencia dominicana.

Categories: Opinión

About Author