La felicidad, tan inmensamente gratificante, reflexionada por Melvin Peña

La felicidad, tan inmensamente gratificante, reflexionada por Melvin Peña

 

Por Melvin Peña

 

Antes de los 40, pensaba que la felicidad era una aspiración. Ahora pienso que es una elección. Incluso, que se puede inventar la felicidad.

Pensaba que no se podía ser consciente de la realidad y ser feliz. Ahora pienso que hay que ser inconsciente de la realidad para no ser feliz.

No concebía que alguien inteligente e informado pudiera ser feliz, incluso si su vida iba bien.¿Cómo se podía estar al tanto de tanta desigualdad en el mundo, conflictos y desencuentros, y, a la vez, ser feliz? ¡Había que ser estúpido para ser feliz!

Ahora pienso que hay que ser estúpido para no ser feliz.

Se puede ser feliz por la sola consciencia de estar sano. Por estar con tus seres queridos, simplemente haciendo nada.

He sido feliz riéndome a mandíbula batiente con mi mejor amigo, mientras hablamos naderías sin ton ni son.

He sido feliz acariciéndole el pelo a quien he querido y me ha querido, abrazándole por la espalda en su total desnudez y en la mía, celebrando el ridículo propio y el de ella, caminando por la playa en absoluta soledad, topándome con una frase clarividente y poética en un libro, recibiendo el regalo inesperado, comiendo con los ojos y con la boca, asombrándome de un empaque bonito, deleitándome con dar y recibir un servicio excepcional, haciéndole una trenza a mi abuela de cientos y desconocidos años, nadando en el mar Caribe, por supuesto, ejerciendo la dicha de poder elegir mis clientes, durmiendo siesta en esa cama mía que es tan firme y quiero tanto, disfrutando una sesión de estiramiento y descubriendo la forma inesperada de una nube, contemplando el cielo del Este esplendoroso, recibiendo el abrazo de una sobrina postiza o la llamada de un sobrino genuino, bailando con o sin pareja un playlist de Johnny Ventura…en fin, gozando conscientemente cosas que solemos dar por sentado, pequeñas menudencias que no cuestan nada o cuestan poco.

He aprendido que se puede ser feliz y ser consciente. O ser feliz simplemente por ser consciente.

En esta Navidad y siempre, elige ser feliz de una manera consciente.

#feliznavidad #merrychristmas #MelvinPeña

 

(Tomado de la cuenta de Facebook del Autor).

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author