La hipersensibilidad de oficiales policiales con «El hombre gris» de Vakeró

La hipersensibilidad de oficiales policiales con «El hombre gris» de Vakeró

Por José Francisco Arias

El cantautor de música urbana Vakeró lo que ha hecho con su nuevo tema «El hombre gris» es recrear una situación que se vive a diario en calles, avenidas y carreteras de República Dominicana con agentes policiales cuya tarea es procurar que se mantenga el orden y se respeten las reglas del tránsito de vehículos.

El «picoteo» de agentes policiales existe y ha existido desde hace tiempo y se ha traducido en una especie de cultura en ese medio. Que puede entenderse sea por el bajo salario que perciben, que de seguro no les alcanza ni para la comida, de lo que estamos contestes, pero no justificamos el hecho.

Lo que Vakeró ha hecho es denunciar ese hecho. Lo que ha expuesto en con «El hombre gris» es el retrato de una realidad cotidiana en nuestro país, por lo que no nos explicamos las reacciones de indignación de algunos oficiales con respecto al tema.

Podemos entender lo que ha dicho el vocero de la Policía, general Máximo Báez Aybar, porque es el encargado de velar por la imagen de la entidad, funcion en extremo difícil.

Báez Aybar sostuvo que el popular artista urbano no debio gneralizar en su cancion, porque no todos los agentes de la Policía incurren en la practica de «picotear» o pedir dinero a ciudadanos conductores de vehiculos, como desde la uniformada no pueden afirmar que todos los cantantes urbanos son consumidores de drogas. 

Y eso es cierto. No todos incurren en esa practica. No se puede generalizar. Pero, a decir verdad, Vakeró se queda corto, porque solo se limita en su tema a denunciar a los agentes y patrullas que laboran en la vigilancia y el control del tránsito vehicular en carreteras.

A diario nos encontramos con titulares noticiosos que dan cuenta de que agentes policiales se ven involucrados en asaltos, atracos, robos, asesinatos propios del sicariato, etc. Los que se supone estan para proteger a los ciudadanos están metidos en actividades tan violentas, nocivas y peligrosas, atentatorias todas contra la integridad ciudadana.

Y ese comportamiento de una considerable proporción de agentes es lo que ha contribuido a dañar la imagen de la institución.

Es por ello que se torna tan difícil para el general Báez Aybar defender y justificar las malsanas de agentes de la uniformada, pero entendemos el esfuerzo que hace.

Lo que no entendemos, en el caso de la cancion de Vakeró, es la hipersensibilidad de oficiales que nada tienen que ver con las relaciones públicas policial, y que conocen a fondo todo cuanto ocurre con sus agentes dentro y fuera dei la institución.

*(A propósito: «El hombre gris» de Vakeró nada tiene que ver con «El hombre del traje gris» que aparece en el tema «Quién me ha robado el mes de abril», de Joaquín Sabina).

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author