Nuevas aspiraciones presidenciales en el PLD dejarán truncas viejas… Francisco Javier, Reinaldo, Temo…

Nuevas aspiraciones presidenciales en el PLD dejarán truncas viejas… Francisco Javier, Reinaldo, Temo…

 

Por José Francisco Arias

 

A medida que pasa el tiempo aumenta el número de los que dentro del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD) aspiran a su candidatura presidencial para las elecciones del 2020.

El que un eventual proyecto reeleccionista del presidente Danilo Medina pueda surgir en cualquier momento, no impide que afloren nuevas aspiraciones.

Tampoco que el ex presidente de la República (en tres oportunidades) y presidente del PLD, doctor Leonel Fernández, haya decidido ganarse la postulación, ni que su esposa, la actual vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño, se encuentre en primera fila para en el momento más oportuno optar por esa candidatura.

Nada de lo anterior evita que surjan nuevos proyectos presidenciales en el peledeísmo.

Y esto plantea un escenario de lo más interesante en ese partido, porque, nos preguntamos, ¿qué pasará con los que ya han aspirado y competido en procesos pasados por la candidatura presidencial morada sin haber logrado su objetivo? ¿Seguirán aspírando o quedarán fuera de juego para siempre?

Entre los nuevos aspirantes tenemos, en primer orden, al ministro de Educación, Andrés Navarro, quien este lunes declaró sin rodeos que tiene quiere ser presidente, aunque no tiene ambiciones ni se encuentra desesperado en orientación a ese propósito.

Gonzalo Castillo, el ministro de Obras Públicas, no lo ha manifestado tan abiertamente, con la misma franqueza que Navarro, pero sí existe una agresiva campaña de publicidad en redes sociales que lo promueve como propuesta presidencial para el 2020.

Tanto Navarro como Castillo, ambos hombres de confianza del presidente Medina,  parecen contar con la aprobación de éste para que manifiesten y promuevan sus inquietudes políticas en ese sentido.

El ministro de Interior y Policía, Carlos Amarante Baret, también tiene sus aspiraciones y viene desarrollando un intenso trabajo de contacto con las masas en procura de lograr su enganche, independientemente de que diga que lo que promueve es la obra de gobierno del mandatario.

Y, aunque no lo ha manifestado públicamente, el Procurador General de la República, Jean Alain Rodríguez, desde sus inicios en el cargo se ha creído con posibilidades de alcanzar la Presidencia y de alguna manera ha estado comportándose como un presidenciable y trabajando para ello en su imagen.

Es con un cuadro como ese que cabe preguntarse si populares dirigentes del PLD y funcionarios de sus gobiernos que aspiraron, en unos casos, y compitieron, en otros, en procesos pasados por la postulación de su partido, estarán decididos a competir en próximos procesos, o, por lo menos, en el próximo del 2020.

Entre estos, podemos citar al presidente del Senado y secretario general del partido, Reinaldo Pared Pérez; al ministro de Turismo, Francisco Javier García; a Francisco Domínguez Brito, ministro de Medio Ambiente; a Temístocles Montás, ex ministro de Industria y Comercio y encartado en el escándalo de sobornos de Odebrecht; a Radhamés Segura, ex Administrador de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEEE), y también encartado en Odebrecht.

Ni uno solo de los citados en el párrafo anterior ha planteado en esta oportunidad tener intención de ir tras la postulación presidencial, a pesar de que cada uno de ellos, con el trabajo precedente y con el ejercicio público que vienen desarrollando desde importantes posiciones en el Estado, haya creado su propio perfil de candidato.

Los nuevos aspirantes parecen resueltos a lanzarse a la pista para ir tras su objetivo, pero los que ya han participado en procesos anteriores se observan tímidos, retraídos, “agachados”, y como que no se atreven ni siquiera a declarar públicamente si sus aspiraciones se mantienen o sin renunciaron a ellas.

Es una actitud que no se entiende, porque Reinaldo, como Francisco Javier, Temo, Segura y Domínguez Brito, además de que cuentan con estructuras de trabajo dentro y fuera del PLD, y de que gozan de gran influencia y popularidad como políticos, tienen de ventaja ante los nuevos aspirantes que de alguna manera ya construyeron o comenzaron a construir con bastante antelación sus respectivos perfiles como candidatos. Es probable que no quieran confrontar a Medina, quien parece haber enviado señales indicando quiénes son los de su corriente dentro del PLD que prefiere opten por la postulación, y los que ya han competido hayan decidido dejar la pista libre para que los pupilos del mandatario, Navarro y Castillo, puedan correr sin obstáculos.

Con tal actitud caen en el riesgo de que, si no mantienen el ritmo de competencia ahora por la candidatura presidencial con miras a las eleciones, del 2020 de quedar fuera de ese serio y comprometedor juego político para siempre. Es probable que para ellos, o la mayoría, esta sea su última oportunidad de competir por la postulación morada.

Pasadas las elecciones del 2020 otro será el escenario y entrarán a escena los nuevos actores que por vez primera se lanzaron al ruedo apostando a ganar la candidatura presidencial, independientemente de que uno de ellos la logre o no. Por lo menos entran al juego y tienen el futuro por delante para activar en venideras elecciones.

Para los que participaron en procesos anteriores el 2020 sería su última oportunidad, Quedarán ocupando una función pública hasta que quien esté de presidente así lo considere pertinente, pero no creemos que puedan volver a lanzarse como aspirantes a una candidatura presidencial, y, mucho menos alcanzar la Presidencia.

El PLD transita esta vez por un proceso en el que muchos, a todos los niveles de cargos electivos, quedarán descartados para siempre. Es la última oportunidad para muchos. O se arriesgan o quedan fuera para siempre, dejando sus aspiraciones truncas.

 

 

Categories: Politica
Tags: Destacadas

About Author