Con Sergio Vargas y el Gran Soberano erró el tiro el sólido y respetado intelectual Andrés L. Mateo

Con Sergio Vargas y el Gran Soberano erró el tiro el sólido y respetado intelectual Andrés L. Mateo

 

Por José Francisco Arias

 

Erró el tiro el sólido intelectual dominicano Andrés L. Mateo al criticar de la manera ácida y desproporcionada como lo ha hecho el que le hayan entregado el Gran Soberano al cantante merenguero Sergio Vargas.

Hubo un total extravío, un total desenfoque, en la forma en que decidió cuestionar que El Negrito de Villa, como también llaman a Sergio, fuera destinatario de la máxima distinción con que la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) premia anualmente a los artistas nacionales.

Mateo, a quien admiramos y respetamos, escribió que “El “Soberano” a Sergio Vargas es una demostración de que la miseria moral y la miseria material han fraguado una sociedad que no toma en cuenta los valores. Sergio Vargas defendió públicamente la corrupción, justificó al ingeniero Féliz Bautista y dijo que lo juzgaban porque “era negro, y pobre”; y que en la vida hay que aprovechar las oportunidades”.

Y es cierto, el cantante se refirió en esos términos, en su momento, en defensa al ingeniero Félix Bautista, pero el caso es que Acroarte no premia a Sergio por un pronunciamiento público a favor o en contra del ex funcionario. Nada tiene que ver una cosa con la otra.

Acroarte premió a Sergio por su exitosa trayectoria artística de más de tres décadas, con logros sostenidos, constantes, tanto a nivel nacional como internacional, aportando proyección en el exterior de la música popular dominicana, que es lo mismo que decir proyectando la cultura dominicana y, con ella, la calidad y la buena imagen del país y de los dominicanos.

Andrés L. Mateo, quien además es comentarista de radio y televisión, es un radical adversario del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y de sus principales dirigentes y funcionarios, por considerarlo un partido que desde el poder ha corrompido todos los estamentos de nuestra sociedad. Y todo cuanto le huela a PLD lo rechaza; y si pudiera fulminar a todos los peledeístas, los fulminara con las armas que pudiera tener a su alcance, en su caso, la palabra (su poderosa palabra por el acertado uso que hace de ella), siempre y cuando sea certero en el disparo. Y Sergio le huele bastante a PLD, porque es miembro de esa organización y llegó a ser diputado a través de ella.

Pero esta vez Andrés erró el tiro. Se le extravió. Hay consenso en todos los ámbitos sociales (que no solo en Acroarte) en el sentido de que el Gran Soberano fue concedido a Sergio con sobrada justicia, en reconocimiento a todo cuanto ha representado y representa para el arte popular dominicano… ¡Muy merecido!

 

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author