Los peledeístas están aferrados al poder como una lapa; se acostumbraron tanto a él, que se sienten dueños del Estado… y del país

Los peledeístas están aferrados al poder como una lapa; se acostumbraron tanto a él, que se sienten dueños del Estado… y del país

 

Por José Francisco Arias

 

El gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD) atrapó el poder desde el 1996 y desde entonces ha gobernado República Dominicana, con un paréntesis de 4 años (2000-2004).

Quiere decir llevan, hasta ahora, 17 años con la dirección del Estado y cuando haya concluido el actual período presidencial/constitucional de Danilo Medina, cumplirán 20 años al frente de la cosa pública.

Los peledeístas (parte de ellos si queremos ser justos, porque hay de ellos los que dicen que la mayoría la están pasando mal) se han sentido muy a gusto en el poder, se han acomodado en él, se han acostumbrado a él, y disfrutan intensamente de todas sus mieles.

Tanto tiempo llevan en el poder y tanto se han acostumbrado, que se han aferrado a él como una lapa y no quisieran pensar en el día en que, por la vía que fuere, tengan que despegarse.

Tanto se han acostumbrado que llegaron al convencimiento de que son los propietarios del poder en RD. Los peledeístas han llegado al convencimiento de que son los propietarios del Estado…y del país.

Los funcionarios y hasta empleados de nivel medio no se asumen servidores públicos; no se sienten empleados de la administración oficial que fueron nombrados en sus respectivas posiciones para que sirvan a la ciudadanía, a la población, que es la que les paga… No… No se asumen servidores públicos; son propietarios de los ministerios y dependencias en las que están designados y desde allí se enseñorean y hacen y deshacen cuanto se les antoje… ¡Esos morados sí que son los dueños del país…!

Y asumiéndose propietarios del Estado y del país, deciden dividir el pastel como mejor les parezca, tomándose para sí la mayor tajada y dejando migajas, si acaso, para repartir miseráblemente a quienes les parezca.

Algunos peledeístas que definen definen la imagen y comportamiento de su gobierno, dotados de arrogancia y prepotencia desbordadas, son dados a las maldades, inclusive con sus propios compañeros de partido. En medio de su abundancia, parecen disfrutar observando las precariedades de otros que no son de su entorno a lo interno de la organización. Parecen disfrutar con el sufrimiento de peledeístas en desgracia… Como si fuera un deleite a través de una especie de “sadismo político-partidario”.

Tenemos OISOE, tenemos CEA, tenemos OMSA, tenemos ODEBRECHT… Tenemos el Estado completo a su servicio para hacer y deshacer… Lástima que en medio de esa francachela del poder, en la que se desparrama la corrupción, hasta muertos se han incluido.

Lo aterrador es que los peledeístas del poder se sienten a sus anchas y están igualmente convencidos de que no tienen control de nada ni de nadie. No hay oposición con la suficiente fortaleza política y moral que les pueda hacer frente para frenar en sus desmanes… La Marcha Verde fue lo que más le pudo preocupar, pero ya han pasado el susto, porque perciben que ese movimiento están en evidente desinfle.

Es por ello que el presidente del PLD, Leonel Fernández, ha pronosticado que continuarán detentando el poder hasta más allá del 2040. Si siguen la misma línea de comportamiento desde el Estado, no quedará más remedio que dejarle el país.

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author