No dejemos que muera la democracia

No dejemos que muera la democracia
aaaaeieieiePor Héctor Silvestre hijo

hbss30@hotmail.com )

Mi abuelo solía decir que “el que todo lo quiere, todo lo pierde”. El desorden electoral del pasado domingo, 15 de mayo, no tiene precedentes en la historia democrática de la República Dominicana. Hasta partidos aliados al gobierno han sido lesionados con la ferocidad de aquel desbarajuste.

Aspirantes a alcalde, regidores, senadores y diputados fueron víctimas de este asalto y su contabilidad no cuadra con lo presentado en los boletines de la Junta.

Candidatos populares, como es el caso de Manuel Jiménez, en el municipio de Santo Domingo Este, quien aparece en cientos de mesas electorales con cero votos, cuando las encuestadoras y firmas más prestigiosas lo daban como el indiscutido ganador.

Al oficialismo, con una oposición que no pudo unificarse y que llevó 7 candidaturas presidenciales, no le iba a ir mal, pero no se han conformado y quieren todo el pastel, de ahí este colosal, desorganizado y fraude vulgar.

No nos queda de otra que, en principio, agotar los recursos legales, a pesar de la poca confianza que se le tiene a los organismos y tribunales competentes.

Los actores llamados a hacer respetar los procedimientos democráticos y la voluntad popular tienen en sus manos el destino del país.

Los partidos de oposición deben unirse, ahora o nunca, para concentrar el apoyo de una sociedad que esta “jarta” de tantas injusticias, abusos y faltas de respeto.

El pueblo, dirigido por sus mejores hombres y mujeres, debe tomar las calles y no abandonarlas hasta que impere la justicia y la razón.

El compromiso es nuestro! No podemos permitir que muera la democracia!!

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author