Preocupada por la despreocupación

Preocupada por la despreocupación

 

Por Jenny Alexandra Henríquez R.

 

Me llama poderosamente la atención la forma en que olímpicamente nos hemos sumergido en la vorágine del descuido al escribir. Hemos violentado la correcta escritura de todas las formas posibles.

 

Hoy día la modernidad y la descomplicación con la que pretendemos vivir, parece que nos han dado licencia para escribir mal.

 

Es frecuente leer en las redes sociales palabras mutiladas, letras cambiadas, abreviaturas inusuales (klk, ola k ase, komo taz, aki, xd…) situación que se ha convertido en una bola de nieve que preocupa.

 

La falta de acentos, utilizar mayúsculas y minúsculas indistintamente, están a la orden del día. Esta (mala) práctica inicialmente era propia de los jóvenes, pero ya nos encontramos con que los no tan jóvenes también la han asumido.

 

Escribir correctamente no tiene edad y aunque queramos justificar esta praxis escudándonos en la rapidez, la confianza y la comodidad, dejamos en quien nos lee una muy mala impresión.

 

Recuperemos el uso adecuado de la escritura, evidenciemos mediante esta que nos respetamos, que respetamos a quien nos lee y respetamos el uso correcto del idioma.

 

(La audora es licenciada en Ciencias de la Educación).

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author