Pedro Martínez y su gran pecado: decir lo que cree actualmente sobre su país

Pedro Martínez y su gran pecado: decir lo que cree actualmente sobre su país

 

Por José Francisco Arias

 

A Pedro Martinez, ¡Pedro El Grande!, miembro del Salón de la Fama de Cooperstown en el Béisbol de Grandes Ligas, lo quieren crucificar.

Su pecado: haber dicho lo que cree y siente actualmente sobre la situación de República Dominicana, su país.

“Al pueblo dominicano le digo que no se rinda, a pesar de que estamos estancados, el país está parado. No hay movimiento económico en este país. Nunca había visto este país tan estancado como ahora”, declaró Pedro al programa radial Z Deportes, declaración que ha sido reproducida por una gran cantidad de medios, tanto nacionales como extranjeros.

De inmediato reaccionaron acólitos, alabarderos del gobierno que preside Danilo Medina, descalificando a Martínez para emitir una opinión como la de referencia. Desautorizado para siempre. Simple: no es economista; no puede emitir juicios de economía.

El asunto es que todo el que hable y todo cuanto se hable del gobierno Danilo Medina debe ser preciosuras, linduras, bellezas; porque todo navega viento en popa, con una economía óptima (no importa que ya parte del equipo económico del gobierno haya admitido que la deuda como que está haciendo mella y hay que ver cómo se recorta la inversión pública para el 2019)… Todo está bien. Es una administración infalible. Todo se desarrolla a nivel óptimo, y, la borrchera de poder, lógicamente, sobredimensiona mucho más la encantadora ilusión óptica en ese sentido.

El caso es que abajo, con la realidad coitidiana, con la verdad-verdad diaria, no se siente tan bien ni tan bueno como se siente arriba, en el disfrute pleno de las mieles aquellas.

El caso es que Pedro dijo lo que dijo porque lo siente así. Y fíjese, que el ex estelar lanzador de los Medias Rojas de Boston, no es un hombre al que lo pongan en aprietos situaciones particulares de República Dominicana. Es un hombre adinerado, con una fortuna muy bien y honestamente construida con su talento y sus años de trabajo en las Grandes Ligas. Fortuna que, hasta donde se seapa, sin ser necesariamente economista, administra sin inconveniente. O sea, que, económicamente, está bien plantado.

Pero Martínez es dominicano, tiene inversiones en su país, que, según nuestros informes, en unos casos pueden considerarse inversiones portentosas, maneja dinero, siempre anda acompañado de familiares y amigos, frecuenta su comunidad natal de Manoguayabo, tiene una fundación para desarrollar talentos de niños en diversas disciplinas, etc.

O sea, que es un hombre que está en contacto con su gente. Sabe cómo está su gente; sabe lo que sufre o celebra; lo que le falta o le sobra. Le gusta estar en su tierra, y sabe cómo late el país y cómo impacta a su gente ese latir.

Él puede sentir que la dinámica económica se ha paralizado, porque gerencia dinero permanentemente. Puede percibir cuando se estanca el entorno o sector en el que tiene sus inversiones, que es una expresión del país todo, y si ha manifestado que nunca lo había visto tan estancado como ahora, es porque así lo ha setido.

Pedro, franco como siempre, sincero como siempre, ha dicho lo que siente y cree sobre la situación del país, y cuenta con todo el derecho para manifestarlo y con toda la libertad de disentir de los que puedan opinar todo lo contrario sobre lo que ha planteado.

Él sabe lo que dijo y por qué lo dijo.

 

El Cooperstown Pedro Martínez no ve RD como la ven los danilistas: “Nunca había visto este país tan estancado como ahora”

Categories: Deportes
Tags: Destacadas

About Author