Rafael Correa vencido en Ecuador por su ex aliado Lenín Moreno: referendo vota contra reelección indefinida

Rafael Correa vencido en Ecuador por su ex aliado Lenín Moreno: referendo vota contra reelección indefinida

QUITO, 4 feb (Xinhua) — La victoria del “Sí” en la consulta popular y referendo que consiguió este domingo el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, le permitirá consolidar un poder político y dejar de la carrera presidencial en 2021 a su ex aliado, el ex mandatario Rafael Correa, dijeron analistas.

Más de 13 millones de ecuatorianos convocados a las urnas votaron este domingo por siete preguntas que implican enmiendas a artículos de la Constitución y temas de interés colectivo.

Esos temas fueron corrupción, reelección indefinida, plusvalía, naturaleza, minería y delitos sexuales a menores de edad, que según un conteo rápido de votos del Consejo Nacional Electoral, fueron apoyados ampliamente por el electorado.

De entre todas las preguntas, la número dos, que planteaba dejar sin efecto una enmienda constitucional que permite la reelección indefinida, bloqueó la posibilidad de que Correa, quien gobernó en la última década, se postule en los comicios presidenciales de 2021.

El analista político Santiago Basabe, dijo a Xinhua que la victoria del “Sí” puede afianzar en el poder a Moreno, pero esencialmente, tiene que ver con una serie de demandas de diferentes sectores sociales y políticos alrededor de temas puntuales.

“En lo político el objetivo decisivo fue sacar a Correa de la posibilidad de la Presidencia en el 2021 y me parece que alrededor de eso convergen muchos intereses de actores políticos de izquierda, de derecha, del gobierno, de la oposición”, señaló.

La reelección indefinida fue propuesta por el propio Correa, durante su mandato y fue aprobada en 2015 por la Asamblea Nacional (Congreso).

Correa, quien ha tildado de “traidor” a Moreno, sostiene que con la consulta y el referéndum el mandatario buscó destruirle políticamente y desmontar su legado.

Según Correa, la propuesta de Moreno, fue un “golpe de Estado” y constituye “una regresión de derechos”.

Basabe sostuvo que los apoyos que consiguió el presidente Moreno, incluida la oposición, para la consulta y referendo, “tienen que ver esencialmente con este tema”.

“Tras la victoria del ‘Sí’ fundamentalmente los actores políticos consigan posicionarse de mejor manera en términos electorales expulsando de la carrera presidencial a Correa”, analizó el también docente de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

En ese sentido, sostuvo que “desde el lunes muchos de esos apoyos van a empezar a diluirse y muchos de esos actores políticos van a buscar sus propios intereses políticos, y no necesariamente, van en la línea de Alianza PAIS (partido gobernante), ni del presidente Moreno”.

“Lo que ha sucedido hasta ahora es un proceso de aglutinamiento de actores alrededor de intereses específicos para todas o algunas de las preguntas de la consulta”, subrayó el analista.

En ese contexto, opinó que en el plano político, Moreno va a tener que definir con qué actores sociales y políticos va a gobernar y con quiénes va a hacer los acercamientos y acuerdos en los más de tres años que le quedan de gobierno.

Por su parte, el politólogo Felipe Burbano afirmó que la consulta fue un instrumento de fortalecimiento de legitimidad que viene de los procesos electorales, tras una década en el poder de Correa, ahora convertido en enemigo político de Moreno.

Apuntó que el gran objetivo detrás del llamado de este domingo a las urnas fue “cerrar el ciclo político de Rafael Correa, y terminar con la Revolución Ciudadana como proceso social y político fallido”.

La Revolución Ciudadana se denominó al proyecto político de tinte socialista que implementó Correa, a quien sus adversarios lo tildan de “autoritario”.

La consulta y el referendo fue un “desafío enorme” para Moreno, agregó el experto, tras anotar que tras los resultados electorales “el país tendrá que pensarse íntegro de nuevo”.

Los analistas consideran que los sectores que estuvieron en la oposición durante el gobierno de Correa, se activaron muy fuerte en torno a intentar golpear lo que fueron los 10 años de Revolución Ciudadana, votando a favor de la pregunta sobre la reelección indefinida.

Pese a ello, Basabe añadió que, aunque ha perdido espacios, “Correa, no ha dejado de ser un actor político relevante” y al menos al corto plazo, podría candidatizarse en las elecciones seccionales de 2019. “Y eso, va a generar un cambio también en las dinámicas políticas del país”, apuntó.

La constitucionalista Gina Chávez, dijo a Xinhua que la consulta “fue hecha por la necesidad de consolidar un poder político propio” para el gobierno de Moreno y cerrar la etapa del “correísmo”.

“Todo parece que va para allá, por los diálogos que ha mantenido (incluida la oposición, al llegar al gobierno) y el tipo de medidas que ha venido tomado”, apuntó.

Observó que Moreno marcó distancias de los enfoques políticos del gobierno anterior, y de alguna manera, ha estado llamado a responder a las aspiraciones de varios sectores.

Sin embargo, sostuvo que el escenario político va a estar marcado por cosas inconstitucionales.

“Vamos a entrar en un Estado inconstitucional, porque se hizo una consulta popular sin contar el criterio de la Corte Constitucional que es un requisito sustancial”, señaló.

Los expertos coinciden, además, que la victoria del “Sí” también tendrá un fuerte impacto en la política ecuatoriana de los años por venir.

Esto, debido a que Moreno, podrá reinstitucionalizar diferentes organismos del país como el Consejo de Participación Ciudadana, órgano creado por Correa, para nombrar autoridades de control y electorales.

El triunfo electoral del domingo también abre paso para generar capacidades de negociación del Ejecutivo con el Legislativo a fin de viabilizar leyes claves y evitar bloqueos a las políticas gubernamentales.

En ocho meses de gobierno, el apoyo a Moreno en la Asamblea, se redujo a 45 asambleístas de los 137 que conforman el organismo a consecuencia de la fractura del movimiento oficialista Alianza PAIS (AP) en medio de una pugna con su ex aliado y predecesor Correa, por diferencias políticas.

El partido gobernante tiene dos bandos “morenistas” y “correístas”.

Correa se desafilió el pasado 16 de enero de AP, organización que fundó en 2006, confirmando así su ruptura con el oficialismo.

Categories: Noticias

About Author