Reflexiones Letales de Luis Medrano sobre los que son ricos y no lo saben

Reflexiones Letales de Luis Medrano sobre los que son ricos y no lo saben

 

Por Luis Medrano

 

Simple: un amigo me comento muy preocupado:

–Luis, veo que los años vienen y se van, que me estoy poniendo viejo y yo no paro de trabajar y no he llegado a ser rico o tener un buen ahorro. Estoy bien preocupado porque se me haga tarde y además no dejarle a mis hijos y nietos algo…

Lo miré fíjamente a la cara, le puse la mano en el hombro y le pregunté:

–¿En tu casa falta la comida?

Me dijo no.

–¿Tienen agua…?

Me respondió sí.

–¿Tienen luz…?

–Sí.

–¿Tienen dónde comer?

–Sí.

–¿Dónde sentarse y recibir a los amigos y familia…?

–Sí.

–¿Tienen su cama donde dormir?

–Sí.

–¿Tus hijos están estudiando?

–Sí.

–¿Tienes tu carro?

–Sí.

–¿Tienen televisión?

–Sí.

–¿Tienes donde escuchar tu música?

–Sí.

–¿Te tomas tus traguitos?

–Sí.

–¿Vas con tu familia a pasear?

–Sí.

–¿Te faltan prendas de vestir a ti y a tus hijos?

–No.

–¿Tienes deudas grandes…?

–No, solo cositas y tengo como resolverlas…

–¿Tienen seguro medico…?

–Sí

–¿Tus hijos te dan problemas de conducta?

–Gracias a Dios, no.

–¿Ustedes tienen salud?

–Sí.

–¿Te sientes con paz?

–Sí.

–¿Tienes tus padres vivos?

–Sí.

–¿Te gustan los lujos?

–No.

–¿Te sientes una persona de fe?

–Sí.

–¿Tienes amigos?

–Sí…

Lo miré más fíjamente y le dije:

–Hermano, usted es multimillonario y al parecer no lo sabe.

Me miró extrañado y me dijo:

–¡Quiero millones, Luis, no chelitos…! ¡Trabajo muy fuerte y mucho para vivír como un…!

Le repetí:

–Eres millonario, hermano… Lo tienes todo…

En ese momento se asoma su esposa y le dice:

–Amor, estoy triste…

–¿Qué te pasa, Mi Vida…?

–Los niños de la vecina están llorando, están con una tía y no han comido. Ella salio a ver si el dueño del colmado le fía algo de comer y para pagar la luz, que se la cortaron…

Él reaccionó:

–Vida, ¿y qué tú esperas para darle comida…?

–Es que quiero además darle para una compra y que pague la luz.

–Sí, Vida, házlo…

Él me miró, sonrió y me dijo:

–Tienes razón hermano Luis. Tenemos lo necesario y un poco más y vivimos como pobres sin saber que la riqueza no es ser insaciable…

Sólo le dije al despedirme:

–La paz es una fortuna incalculable, un tesoro divino, y tú tienes de sobra.

#reflexionesletales de Luis Medrano.

 

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author