Señora «se riega» con organización del Festival Presidente 2017

Señora «se riega» con organización del Festival Presidente 2017

Muchas quejas del público por lo que considera «mala organización» del Festival Presidente 2017, en el Estadio Olimpico Félix Sanchez, por lo menos en su primera noche, afectando a gran parte de los asistentes. Las críticas se han expresado a través de diferentes vías. Henriette Wiese Sanchez subió a su cuenta de Facebook la queja de una seSñora que responde al nombre de Alejandra Alvarez, por lo tormentosa que resultó su asistencia a la actividad comoconsecuencia de la mala organización. A continuación la queja de Alejandra al respecto…

 

UN MENSAJE DE ALEJANDRA ALVAREZ A LOS ORGANIZADORES DEL FESTIVAL PRESIDENTE:

Ayer fui al Festival Presidente con un grupo de amigos y familiares. Queríamos específicamente ver a Gabriel, Maluma y Marc Anthony.

Señores de la Cervecería Nacional Dominicana , PRESIDENTE. Justo anoche cumplieron 20 años de estar organizando el Festival y aún no han aprendido!

En los periódicos parecería que están súper organizados, publican horarios de entradas, programas, hasta reglas (que no se cumplen).

Les cuento que como decía que abrían a las 2:00 de la tarde y teníamos entradas para Gradas Oeste, que no están numeradas las sillas, nos fuimos para llegar a esa hora. Estuvimos en fila desde las 2:00-5:00 de la tarde en la Ortega y Gasset que es donde estaba la entrada que nos correspondía. Nadie sabía dar una explicación de porqué no podíamos entrar ni siquiera al Centro.

La excusa que me puso uno de los de seguridad que se burlaba de nosotros, una buena cantidad de personas molestas por la falta de respeto al público, es que estábamos en República Dominicana. Ya ustedes saben, me encontró la boca!

Luego que pudimos entrar, otra fila de una hora para poder acceder al local. Tampoco podían darnos una buena explicación. Pudimos entrar a las 6:00 de la tarde y como habíamos llegado temprano y estábamos relativamente alante en la fila, pudimos escoger lo que creíamos eran buenos asientos.

En esa fila se regó la voz de que personas que ya estaban hasta la coronilla de soportar los abusos de los organizadores del Festival habían comenzado a subir fotos y comentarios en las páginas sociales del Festival y para eso si fueron eficientes. Parece que tenían a un encargado de borrar los comentarios que pudieran perjudicar su allante de súper organizados y no quedaba ni rastro. Nadie se enteraría del desorden que tenían en el lugar.

Cuando finalmente inició el espectáculo, descubrimos que la única pantalla gigante que teníamos para apreciar lo que sucedía en tarima era una que formaba parte del escenario. Muy chulo por cierto, pero a los fines de permitirnos apreciar desde gradas, completamente inútil. Solo había pantalla gigante para el público que estaba en terreno de la mitad hacia atrás. Fue así como nos perdimos mucho de lo que estaba pasando en el show porque desde gradas los artistas se ven como hormiguitas.

El sonido fue otro elemento de desencanto con los organizadores. No entendí una sola letra de lo que se cantaba ahí. Las voces salían fañosas desde los micrófonos de los cantantes y la música las arropaba. Aprendan a hacer sonido por favor!

Para completar la incomodidad. Nos quedaba frente a nosotros un área de Special Guest que montó Viva y cuando oscureció encendieron unas luces verdes para iluminar el piso de esa área que nos pegaba en los ojos como reflectores de artistas que no nos dio migraña porque no sufrimos de eso. Me quejé con uno de los que estaba en seguridad ahí y le dije a ver si podían moverlas un poco hacia abajo para que no enfocaran hacia nuestras caras y me dijo que eso de ahí no se movía.

Si alguien me puede explicar porque en el Festival Presidente solo venden Presidente Light y nada de las demás cervezas que producen me lo explican por favor. Como no me gusta ese tipo de cerveza, pasé la noche bebiendo agua que, por cierto, se terminaron las botellas para la venta a las 2:00 de la mañana. A esa hora como los tiempos entre un show y otro eran tan y tan largos, todavía no habían cantado ni Maluma y menos Marc Anthony que finalmente hizo su entrada a las 3:30 de la mañana y ya yo ni lo vi porque me vencía el sueño. Más de 12 horas en ese julepe es suficiente.

La parte buena? Como siempre, nuestra gente. Los dominicanos seguimos siendo alegres, buenos, gozones y es contagioso. Viví la experiencia de ver como la juventud está verdaderamente influenciada por la música urbana, que no siempre tiene las mejores letras, pero es la sociedad de hoy en día. Se sabían todas las letras de los cantantes urbanos y bailaban con su brazo hacía adelante señalando con el índice y un movimiento de tumbao. No logré aprender como es, eso hay que sentirlo.

Otro que nos hizo el día fue el señor de la funda de la basura que nos hizo el ambiente cuando no había nada que ver, en los lapsos súper largos entre un artista y otro. El bailaba la música ambiental que ponían y con que gracia lo hacía.

También aprendí que los dominicanos si nos enseñan donde botar la basura la botamos ahí. Este señor pasaba con cierta regularidad, él y otra señora y todos esperábamos a verlos para pasarles las botellas vacías, latas, servilletas, papeles y cartones de las comidas que habíamos consumido. No somos puercos nada! Cuando queremos, podemos.

En fin, PRESIDENTE, los dominicanos somos buen público, aprendan ustedes a ser buenos anfitriones y a respetar a la gente que paga su dinero para ir a ver a los artistas.

Categories: Entretenimiento
Tags: Destacadas

About Author