(Video) Francisco Javier García, ministro de Turismo, dice no hay prueba de que se usen recursos del Estado en campaña, y la prueba instantánea es él

(Video) Francisco Javier García, ministro de Turismo, dice no hay prueba de que se usen recursos del Estado en campaña, y la prueba instantánea es él

El ministro de Turismo de República Dominicana, Francisco Javier García, sostiene en una entrevista que no se han presentado pruebas de que en la campaña de su partido, el gobernante de la Liberación Dominicana (PLD), para elegir su candidato presidencial, se hayan usado recursos del Estado, a pesar de que él es la prueba instantánea del uso indebido del erario al hacer el planteamiento.

Para García violar la ley es normal, y no tiene sentido hacerle caso sus preceptos si nos llevamos de la forma en que justifica la participación de funcionarios en actividades proselitistas a favor de un candidato, en este caso Gonzalo Castillo, como lo dejó evidenciado al intervenir en el programa El Sol de la Mañana de la emoisra Zol FM, 106.5. Dijo que no se había presentado una sola prueba del uso de recursos del Estado en campaña y él es la prueba al, en vez de usar el tiempo que debe dedicar a su función como ministro de Turismo, lo dedica a promover a un candidato.


La ley de Función Pública, la 41-08, establece lo que tienen prohibido los servidores públicos. Y en sus numerales 1e y 14. En el 13 tienen prohibido «Servir intereses de partidos  en el ejercicio de sus funciones, y en consecuencia, organizar o dirigir demostraciones, pronunciar discursos partidistas, distribuir propaganda de carácter político, o solicitar fondos para los mismos fines, así como utilizar con este objetivo los bienes y fondos de la institución:». Y el el 14 prohíbe lo siguiente: «Requerir, inducir u obligar a sus subalternos a participar en actividades políticas o partidistas, sean en su provecho o en provecho de terceros».

Mientras, la ley Electoral, en su artículo 196, establece que “Los funcionarios públicos que administran recursos del Estado no podrán prevalerse de su cargo, para desde él realizar campaña ni proselitismo a favor de un partido o candidato. Tampoco podrán hacer uso de las áreas físicas y espacios, así como de los instrumentos, equipos, materiales y personal que pertenecen a la institución u órgano del Estado a la cual prestan su servicio”.

En tanto, la ley 33-18 sobre Partidos, Agrupaciones y Movimientos políticos, en su párrafo III establece lo siguiente: «Se prohíbe el uso de recursos públicos de los poderes e instituciones del Estado, incluyendo los ayuntamientos, para financiar o apoyar en cualquier forma las actividades de rentabilidad electoral particular, inclusive aquellas que se deriven de inauguraciones oficiales de obras construidas por cualquiera de sus instancias durante el período oficial de pre-campaña partidaria y campaña de elecciones generales convocadas para cualquiera de sus niveles».

O sea, que las leyes, para Francisco Javier, no tienen razón de ser. Estamos en un país en el que no tiene sentido legislar. Y  si se legisla, la ley se anula y se echa al zafacon.

Categories: Politica
Tags: Destacadas

About Author