Vivir sin ensayos…

Vivir sin ensayos…

 

 

 

Por Jenny Alexandra Henríquez R.

 

 

 

En nuestro diario vivir vemos a personas conduciendo vehículos “grandes”, “lujosos” y “potentes” llevándose el mundo por delante.  De igual manera observamos en los noticieros informaciones catastróficas de accidentes en la carretera, donde el vehículo termina con “gomas arriba” y quien lo conduce rara vez cuenta la historia. Como han de saber esto no solo pasa en TNT, pasa en la vida real.

 

Así como estos autos nos creemos “invencibles”, “todopoderosos” y se nos olvida que quien nos da el privilegio de vivir no aprueba nuestro “manejo” y muchas veces por “exceso de velocidad” y “obviar las señales”, en alguna curva perdemos el control.

 

En atención a esto debemos tener presente que nuestro manejo por la vida no lo determina el vehículo (ropa costosa, autos lujosos, joyas preciosas, mansiones modernas, viajes a países exóticos, dinero a granel, adquirir el último jet, etc.,) lo hacen virtudes como la humildad, la mansedumbre, la benignidad, la bondad, la apacibilidad y sobre todo la firme convicción de que, al poner a Dios en primer lugar en nuestro corazón, nunca seremos los últimos.

 

Reflexionemos. No siempre hay segundas oportunidades y desdichadamente, como pasó en la historia “El rico y Lázaro” (Lucas, 16:19-31), vivir no permite ensayos. “Manejemos” con precaución y cuidado.

 

(La autora es licenciada en Ciencias de la Educación).

Categories: Opinión
Tags: Destacadas

About Author