Volvió Doña Lola, me hizo su delación de bienes

Volvió Doña Lola, me hizo su delación de bienes

Por Ana Pereyra

-Doña Lola, usted otra vez por estos predios! Vino muy rápido a
visitarnos. En esta ocasión, qué la trae por el mundo de los vivos? Mi Doña, no “venga” tanto, después se acostumbra, y si se queda aquí,
parece que la cosa no está muy bien por allá?

-Ahhh… pero tú no me das chance de contestar, tú si hablas. Estás como
el libanés ese, que si es de reforma policial, habla; si es de salud
habla; si es de turismo habla; si es de educación, también habla, no
delega… Y pa’qué ‘tan los otros?

-Vieja, no me meta en problemas, estoy esperando los 100 días, en fin,
dígame a qué carajo fue que vino?

-Ay muchacha, te lo soplaré to…’, como siempre. Tú sabes que eres mi
desahogo, mi paño e’ lagrimas.

-Desembuche pues…

-Vine hacer mi declaración de bienes

-Que, queeeee? Cómo así?

-No quiero que se me «revolteen» los huesos, diciendo que me llevé o dejé
cosas que no eran mías, como dicen utedes, que robé.

-Oh Dios! Hay que estar vivo para oír vainas. Pero Lola, eso es en
Dominicana que los funcionarios tienen que declarar sus bienes.

-Antes de irme de este mundo terrenal, tenía una casita en la orilla
del Hoyo de Chulín, Balaguer me sacó un bojote de veces, pero yo
volvía, eso era vida ese barrio, encontraba tó.

-Ok continúe…

-Te acuerdas de La Cañita en Los Guandules, allí tenía un pedazo e
tierra, un par de zapatos de charol con un lazo delante, un traje de
bodas que me regaló una amiga después que se casó, que me asaró,
porque nunca me casé.

-Ay Doña Lola, no me digas que se perdió de los placeres de la vida!

-Jajaja… quién te dijo! Tuve 10 muchachos y ni se quién son los
“papases”, yo me pegaba mis tragos y me pasaba como la yuca…

-Ay… Virgen de La Altagracia! No me de tantos detalles.

-Dos letrinas, una de banquito y en la otra, una se aplata; un
vestido al estilo María Victoria (de la época de María Luisa Landín y
Elenita Santos), un desodorante Deporte, un aceite Bergamota, un
peine caliente, dos medio-fondos, una faja para después del parto, un
par de redecillas de las finas…

-Doña Lola, párese ahí. Esas no son declaraciones de bienes, son
cuentas bancarias, casas y otros inmuebles.

· Bueno, esas son mis propiedades!!!

· Doña Lola, váyase pal carajo o para el más allá, haciendorme perder mi tiempo.

· Anja, solo los ricos hacen declaraciones?

· No, los funcionarios. Pero si usted está muerta ya, qué jode con eso…!!!

Categories: Opinión

About Author